jueves, 25 de diciembre de 2008

Si juegas, no conduzcas

Ho, ho, ho... Feliz Navidad. Hay que ver qué rapido pasa el tiempo. Parece mentira que ya estemos en Navidad y se vaya a acabar este 2008 tan significativo. Las fiestas lo impregnan todo: las calles con sus luces y sus adornos, las tiendas con sus idas y venidas de gente, las casas, dispuestas a dar cobijo a las decenas de personas que se agolparán en ellas para celebrar tan notable fecha. Sí, por fin es Navidad. Una época de magia, de paz y amor, de alegría y felicidad... Al menos, en la teoría. Luego en la práctica tenemos algunos detalles más banales. Los regalos, las comidas, los caprichitos, la bebida... Vamos, que qué mejor que despedir el año y celebrar la navidad agasajando a base de bien el espíritu humano.

Ahora, advierto que han de tener cuidado con lo que regalan en estas fechas, hay muchos obsequios que no especifican los efectos secundarios que pueden ser consecuencia de un uso desmesurado...

Un joven de 13 años fue hospitalizado de urgencia en Lecce, Italia, al sufrir un severo desorden mental. Lo inusual del caso es que el chico había caído en este estado tras pasarse un buen rato jugando con la PlayStation que le acababan de regalar. Cuando la sesión, de varias horas, terminó, el chico no sabía dónde se encontraba, ni siquiera podía articular palabra.

Los medicos, tras haber examinado al joven, determinaron que sufría una grave adicción a los videojuegos que le habría provocado un trauma cerebral. El chico recuperó la noción del entorno con el paso de las horas y pidió a su padre que se deshiciera de la videoconsola y de los juegos. 

Según el diario argentino Clarín, el joven podría haber estado jugando durante más de 14 horas y esto podría haberle provocado un "distanciamiento mental". Parece ser que el chico ha aprendido la lección y no desea volver a jugar con su videoconsola: “Con solo pensar en el videojuego, me dan ganas de vomitar”.

Con esto se ha demostrado que una larga exposición a este tipo de distracciones puede provocar trastornos importantes en una persona y que estos aparatos deben ser usados con moderación. Los expertos aseguran que los videojuegos no son dañinos, pero es necesario tomar un descanso tras dos o tres horas delante de la consola.

¡Si es que las consolas las carga el diablo! Ya se sabe... Aunque me pregunto yo, ¿es que el chico no tendría nada mejor que hacer que estar 14 horas delante de la videoconsola? ¿Y su familia? ¿Acaso no comía? ¿No iba al baño? ¿Por qué los padres no se dieron cuenta antes? Muchas veces lanzamos el dedo inquisidor sobre los jóvenes y lo difícil de educarlos. Pero creo que realmente lo que hacemos con esto es quitarnos la culpa de encima y no reconocer que nosotros también cometemos errores. La solución no es una consola y así no atender sus necesidades. Hay que empezar por educar, por escuchar, por ayudar... Es muy fácil ser padres o madres, pero muy complicado ser educadores. Dejemos a un lado nuestras preocupaciones e intentemos concienciar a los niños del futuro. Aprendamos a escucharlos, seamos todos un poco más niños... Así seguramente podríamos evitar situaciones tan desagradables como ésta.

Fuentes:

Padres y colegios: http://www.padresycolegios.com/articulos.asp?idarticulo=1024

Yahoo: http://es.videogames.games.yahoo.com/blogs/juegos/article/2111/

Mundo 52: http://mundo52.com/tecnologia/2008/11/26/585/la-playstation-lo-dejo-mudo/

2 comentarios:

Desayuno con titulares dijo...

Una vez más, tengo que darle las gracias a Dani por pasarme esta información tan valiosa. Eres mi particular Papá Noel que viene cargado de noticias para mí.

Espero, al menos, que te haya gustado la forma de redactarlo, aunque no ando muy inspirada... El catarro es lo que tiene. De todas formas, muchas gracias por serme tan útil. Además de lector eres productor y, créeme, se agradece.

Feliz Navidad a tod@s y que paséis buenas fiestas.

Un beso enorme.

Daniel.G.Pelegrín dijo...

Hou hou hou feliz navidad a tí también. No solo me ha gustado sino que me ha impresionado. Apenas de dí información y mira la pedazo de entrada que has fabricado. Además los enlaces son muy acertados y el título muy ingenioso. Una vez más has demostrado tu capacidad de contarnos hechos surrealistas de una manera ágil y divertida. Espero leer muchas entradas más.

¡FELICES FIESTAS!