domingo, 7 de diciembre de 2008

Con cariño desde el cielo

El otro día, en un afán por recordar viajes pasados, estuve ojeando algunas fotos del viaje que hice con mi clase a Londres en 2005. Qué gratos momentos pasamos en la capital inglesa... Recuerdo la odisea para llegar a ese maravilloso hotel de tres estrellas (claro, que sería en el cartel, porque dentro de tres estrellas poco), las habitaciones tan limpias y aseadas... Vamos, toda una delicia para los sentidos. Pero lo mejor eran las visitas turísticas por la ciudad. Aún mantengo en mi mente el recuerdo intacto: sostenía entre mis manos el típico Fish&Chips inglés cuando algo sonó como si precipitara contra el suelo... No sé por qué, pero la masificación de palomas me hizo pensar que una de ellas se había vengado de mí... Empecé a buscar por todas partes -no es plan de ir con regalito incluido por la ciudad del Támesis- y descubrí con horror que mi comida había recibido un condimento especial. La paloma se lo pasaría en grande, yo, en cambio, no volví a comer en la calle, por si las moscas...

Aunque una cosa es un detallito y otra es lo que le pasó a esta mujer.

Una mujer recibió un baño de diarrea desde un balcón mientras iba caminando por la calle José del Toro de Cádiz. Los hechos tuvieron lugar sobre el mediodía, cuando el centro está lleno de caminantes que van a realizar sus quehaceres. De pronto, la mujer se vio impregnada por la sustancia que cayó desde uno de los edificios. Rápidamente, llamó a la Policía Nacional para denunciar el hecho. Cuando llegaron, los agentes le confirmaron que no podía denunciarse ya que no se sabía la identidad del autor. La mujer se mostró totalmente indignada ya que “lógicamente no sé quién ha sido, la Policía me ha preguntado que si lo he visto, pero como es normal nadie va mirando a ver si le tiran algo desde un balcón, y menos esto”.

Una mujer que vio todo lo que ocurrió aseguró que “lo han vuelto a hacer, lo han vuelto a hacer”, por lo que se cree que no es la primera vez que ocurre este suceso en el barrio gaditano. La calle se llenó de curiosos que, indignados, se lanzaron a increpar al responsable del hecho. Según muchos de ellos: “A partir de ahora habrá que andar con cuidado porque nunca se sabe con la clase de gente con la que uno convive en la ciudad”.


Vivir para ver... No sé si va a ser necesario comentar esta noticia, porque en este caso serviría eso de "vale más un titular que mil palabras". Pero, digo yo, ¿qué lleva a una persona a lanzar sus (o quizá no) excrementos por la ventana? ¿Aburrimiento, ganas de broma? ¿Es que acaso es divertido ver como una pobre mujer acaba embadurnada completamente de esta forma tan repugnante? Y lo que más me sorprende es que ni siquiera se pudiera coger al culpable y que recibiera su castigo. Como no se sabe quién es, ¿para qué perder el tiempo en investigar? Pero es que no ha pasado sólo una vez, sino que ya es algo reincidente...

Pues nada, dejemos que nos echen cosas por la calle... Eso sí, yo les recomendaría que fueran con los ojos bien abiertos, que nunca se sabe con qué nos pueden sorprender...


Fuente:

Viva Cádiz: http://www.vivacadiz.net/noticia.asp?ref=20361

7 comentarios:

Desayuno con titulares dijo...

Vuelvo a comentar una vez más para agradecer la información a uno de los lectores del blog. Esta vez Candimen, el periodista gaditano, es quien me ha proporcionado la imagen y la noticia. Muchas gracias, de verdad. Aún sigo impactada al ver que estas cosas de verdad ocurren.

Mil gracias una vez más a todos los que mandan sus comentarios y a los que no también, ya que se toman, al menos, la molestia de leer.

¡Un saludo!

Candimen dijo...

Como diría un gaditano "Pa eso estamo chiquilla"...como te dije por mail, esta portada fue la comidilla de la redacción del periodico en el que curro...nos dejó impactados a todos y aún sigue colgada en el tablón de la sección de deportes...

Ya te comentaré si veo algún otro titular que merezca la pena...si no es mio claro...

Cuidese, que voy a prepararme una tostadita...que el café y los titulares ya los tengo delante...

César dijo...

Pues nada, si voy por Cadiz, llevaré paraguas aunque no llueva.

Noemí López dijo...

Tíaaaa, ¡¡¡me estaba tomando el vaso de leche mientras leía esto!!!
Puaaajjjj ¡qué escatológico! Pobre mujer, y como no, paso por alto mi opinión sobre el policía.


¡Un besito!

Daniel.G.Pelegrín dijo...

Lo más indignante esque el/la canalla no tuvo castigo. A mí en Santa Pola una abuela cegata me tiró un cubo de agua (que no de mierda) desde un balcón. Menos mal que era verano...

Sigue así, Esther. Un saludo XD

miguelcarvajal dijo...

Muy bueno tu titular: con cariño desde el cielo. Je, je.

El Periscopio Indiscreto dijo...

Pero q me estás contando?? Será cerda la gente xD Tía, imagínate que eres tú la pobre personica que pasa por esa calle en ese momento... Yo sí que me iba a cagar pero en toda su descendencia xDDDDDDD

Un gordo y perdona el atraso :S :)