miércoles, 1 de abril de 2009

O dejas de limpiar, o me voy

Según un estudio realizado recientemente, el número de divorcios ha disminuido considerablemente desde que la crisis se instaló en el planeta. Las parejas mantienen la convivencia e intentan apaciguar esas rencillas antes que recurrir a una separación que podría resultarles bastante cara a ambos. Pero, a pesar de esto, hay todavía algún valiente que se atreve a dar el paso.

Una mujer alemana le pidió el divorcio a su marido después de 15 años de matrimonio porque éste no paraba de limpiar la casa. El hombre, albañil de profesión, tenía una extraña obsesión por la limpieza. No dejaba de poner orden en la casa durante todo el día. 

El juez del caso está completamente sorprendido por los acontecimientos y asegura que nunca había visto un suceso de estas características. Al parecer, la mujer no aguantaba que el marido estuviera siempre pendiende de cómo realizaba las tareas del hogar y que, finalmente, fuera él mismo quien se encargara de ellas.

La explosión de la situación ocurrió cuando la mujer, al volver a su casa tras un viaje, descubrió que su marido había cambiado completamente los muebles de la sala,  tirado un tabique y construido otra pared en su lugar sin haberle dicho nada a ella. Ante esto, el hombre contestó que había descubierto una pared enmohecida y que por eso redecoró la sala.

Finalemente, la mujer ha obtenido el divorcio gracias a que la pareja lo selló de mutuo acuerdo y tras haber decidido que todos los bienes serían repartidos equitativamente.


Fuente:

Antena3: http://www.antena3noticias.com/PortalA3N/noticia/sociedad/divorcia-porque-marido-pasaba-dia-limpiando/5458116


1 comentarios:

Ricardo dijo...

Vamos hombre... seguro que ella era una G U A R R A, si si, con todas las letras. Te lo dice uno que convive con dos chicas y en muchas ocasiones se siente hasta los cojones... ya no es orden, es higiene.

Sobra destacar mi apoyo al alemán albañil ¿no?

Besitos !!! :P