viernes, 6 de marzo de 2009

Un penalti con mucho corazón

En plena discordia arbitral en el mundo del fútbol en la que la congelación resulta el único método de contención, hay un pequeño brillo de esperanza en el comportamiento de un alevín.

Se enfrentaban en el encuentro el Sporting alevín y el Romanón. Durante la primera parte del encuentro, Riki entra en el área rival, pero la jugada no culmina en gol, sino en un penalti pitado por el árbitro. El estadio replica ante la decisión arbitral y el joven alevín escucha desde el banquillo a su entrenador, David Caelles, que le pide que lo lance fuera. El delantero, de 11 años, hace lo que su míster le ordena y chuta fuera.

La decisión del entrenador estuvo motivada por el comportamiento de los asistentes al partido, que estaban muy alterados, y porque realmente no había sido penalti. Caelles asegura que no sólo enseñan a sus jugadores cómo esquivar a un rival, sino también lo que es jugar con respeto.

El joven jugador sabe que no era penalti y no le importó fallar el penalti por decisión de su entrenador. Además, cuando se le pregunta si lo haría en caso de ser una final, el chico asegura que si se lo pidiera su entranador, lo haría, aunque le costaría muchísimo.

Finalmente, el resultado del partido fue 1-3 a favor del Sporting.

Fuente:

Marca: http://www.marca.com/2009/02/09/futbol/mas_futbol/1234190839.html

3 comentarios:

Bianconera dijo...

¿Ves? Eso en Italia jamás pasaría, dudo que cualquier entrenador o jugador pensase siquiera en fallarlo, pero es que si lo fallase los tifosi le matan, jajaja. Es bonito leer cosas así, ese es el auténtico fútbol que tanto me gusta y hace que vea los encuentros con emoción.
Sigue así, te leo siempre.
Lo de comentar más chungo, que como buena estudiante soy vaga...
MATTA NE!!!!!!!!!

El Periscopio Indiscreto dijo...

Wuuuuuooo xD Sabía que al final actualizarías con esto :D

Cuando me lo contaste me quedé impresionada. No sabía que por ahí quedara gente tan legal ^^ Yo me acuerdo cuando jugaba en un equipo en Urba (allá por mis tiempos mozos xD), que pitaron un penalti a nuestro favor. Bueno, pues el capitán de mi equipo era un crack lanzando penalties xDDD Y el chaval, más mono que nada, le dejó que lo tirara a una chica que era bastante malilla (más que yo, que ya es decir xD). Fue muy emotivo la verdad (aunque los hubo que se acordaron de su familia).
Por cierto, perdimos xDDD

Bueno, lo que queda es una sensación tan buena que supongo que merece la pena ;)

Un abrazo y sigue así.

[Sol&Luna]

César dijo...

Fair play que siempre es bonito de ver en entrenadores de fútbol base. No suele ser habitual. Pienso en el pobre árbitro (es una forma de cuestionar su decisión). Seguramente tuvo un error.

Siempre interesante el blog