martes, 18 de noviembre de 2008

L'ultima confessione

Hay que ver, desde que estoy llevando a cabo este blog veo cosas raras, raras, raras... Quizá sea por el hecho de que antes no me fijaba tanto y ahora, en cambio, voy a la busca y captura de titulares inhóspitos. Sinceramente, de todas las noticias que debo haber encontrado, ésta es, con mucho, la más extraña y peculiar que puedo haber leído. Y por lo visto no soy la única en fijarse, porque hay varios blogs donde se publica (blog1, blog2, blog3). Para que luego digan que las grandes historias sólo salen en Hollywood.

Antonio Tripoli era un siciliano al dispararon cuatro veces en la cabeza. Tras el asalto, fue trasladado al hospital, donde entró en un coma que duraría diez días. Pasado este tiempo, despertó y la policía le interrogó para lograr esclarecer los hechos. Las heridas eran tan graves que el hombre no podía hablar, así que, se recurrió a la identificación fotográfica. De esta manera, Antonio pudo acusar al asaltante, su propio sobrino.


Según el diario italiano La Stampa, los hechos ocurrieron el 4 de octubre, cuando Tripoli fue tiroteado en Palermo. Tras diez días en coma, el hombre despertó y acusó a su sobrino, Domenico Gargano, como culpable de la agresión. La policía italiana localizó al acusado y lo arrestó por el ataque a su tío, quien finalmente, murió a las pocas horas de la confesión.

Vamos, esto lo coge Spielberg y te hace una superproducción de las suyas... No me digan que no: qué trama, qué acción, qué suspense... Ahora, hay una cosa que no me ha quedado clara y que no he logrado descifrar de la noticia: el móvil del asunto. O sea, lo que viene siendo el motivo. Claro, es que una lee Sicilia y empieza a pensar cosas que no son (véase: Mafia). Y como ya dije, yo es que tiendo a especular mucho y a ser un poquillo (bastante) peliculera. Bueno, no tiene por qué, quizá luego resultó que no le había dado la paga o yo qué sé, que no le había pasado las patatas en la cena de Navidad. Y sé de lo que hablo, ¿eh? Vengan a mi casa en esas fechas y verán lo que es pelearse por un trocillo de cordero... Rodarán cabezas.




Fuentes:

20minutos: http://www.20minutos.es/noticia/421845/0/siciliano/coma/disparos/

Perfil: http://www.perfil.com/contenidos/2008/10/21/noticia_0011.html

4 comentarios:

Daniel.G.Pelegrín dijo...

Desde luego que es curioso lo de este tipo XD Este es el único blog que me arranca una sonrisa jaja.

No habría estado mal conocer el motivo (por qué le disparan). Aun así me ha gustado mucho.

Ameno, divertido y sencillo. Buena receta (como las mías XD)

Sigue así.

Lydia Yuste dijo...

Dios, cuatro balazos y aún así despierta? Vamos, que si soy yo creo que ahora mismo estaría bien estiradita en una caja de nogal.

Pero no dice nada sobre el motivo que llevó al sobrino a matar a su tío? Ahora me he quedado con la duda xD

Tu abuela de mi pueblo! No, no me lo habías contado! Si es que todo queda en casa, Esther xD

Ya sabes que me encanta el blog.

P.S.: Mil gracias por el Quark! No te lo agradeceré suficiente!

El Periscopio Indiscreto dijo...

Ese final se merece un OLÉ xDDDDDDD No, en serio, me parece muy fuerte que pasen estas cosas. El pobre hombre yo no sé qué habría hecho, pero estoy segura de que, fuera lo que fuera, no se merecía cuatro balazos. Me da mucha pena cuando leo estas cosas...

Por otro lado, me encaaaaanta ese final. Ahora, como lo lea la matriarca Carmen, entonces sí que va a rodar una cabeza... la tuya xDDDD Mmmmmm, qué ricas estaban las gambas :D

Un besito ^^

Nuria dijo...

Mafía, mafía xDDD Quizá quieran ocultarlo y por eso no han dicho el motivo de esta agresión. O por otro lado venda más que fue agredido, despertó y confesó... ya se sabe... Muy peliculero todo jajaja, digno de ser interpretado por Robert de Niro

Un besitooo! =)